‘Familiexit’: el ‘crack’ de las parejas rotas

rup1_Eduardo Rodríguez Recio_rosa (1)

Entre enero y marzo de este año 29.886 parejas heterosexuales se han roto en España. 34 nulidades, 28.091 divorcios -la mayoría, consensuados- y 1.361 separaciones. Casi un 18,4% del total de nuevos matrimonios registrados en 2018. Son muchas rupturas, pero son menos que hace una década. En concreto, un 6,4% menos que en 2009, donde nulidades, divorcios y separaciones sumaron 31.582 maletas en la puerta, hijos desconcertados y más de un portazo. En los últimos cinco años, la mayoría de las disoluciones se producen en el primer trimestre del año. La familia política, las infidelidades, las dificultades para reconducir la convivencia, y el acceso a la pornografía y a las redes de contactos son las causas más referidas ante los abogados para romper el compromiso en un ambiente social lleno de mitos falsos sobre el paso del “sí quiero” al “no quiero verte más”. 3.238.291 parejas se han fracturado desde 1981 en más del 17% de los hogares españoles.

Lea el reportaje completo en El Confidencial Digital

Un ‘clinteastwood’ de Chinchón

José Sacristán_4

Foto: Álvaro García Fuentes

Hijo de La Nati. Un Clint Eastwood de Chinchón que empezó a actuar haciendo el indio con la ilusión de jugar siempre a ser mosquetero. Sin caretas detrás del telón. Al pan, pan. Y más pan para los obreros. Un don José Tenorio de las pantallas con cien películas rodadas y vividas. Un don José transgeneracional empeñado en ser Pepe sin vivir como un ídem. Fue landistalópezvazquista, aunque se declara especialmente dos cosas: espertista y especialista en espantar tontos a las tres. Le habría encantado ser Atticus en Matar un ruiseñor, o Rhett Butler en Lo que el viento se llevó. El viento de los años no se llevó su entusiasmo. Hombre escarlata sobre lienzo realista. Su proyecto ahora es encarnar la inocencia de Miguel Delibes para hablar de muertes, pérdidas, dolores, amores y esperanzas en Señora de rojo sobre fondo gris. Su guinda: igual volver con Concha Velasco a la próxima parada de toda la España que han vivido desde que Adolfo Marsillach les colocó por azar en el mismo vagón de un tranvía.  La segunda parte de Yo me bajo en la próxima, ¿y usted? -de 1981 a nuestros días- no sería mal trayecto.

Lea la entrevista completa en El Confidencial Digital.

Una Diada solo para los ‘muy cafeteros’ del ‘Procés’ y ajena a la Cataluña plural

1

Según el Estatuto de Autonomía de 2006, la Diada es “la fiesta de Cataluña”, pero la Generalitat la ha convertido en la fiesta para las minorías catalanas: ni independentistas “duros” ni constitucionalistas se sienten representados en la manifestación que convoca la Asamblea Nacional Catalana a favor de “los presos políticos” con el “objetivo: independencia”, pese a contar con el respaldo explícito del Govern de la Generalitat y del mismo Parlament. Hablamos con cinco catalanes con diferentes sensibilidades, todos ellos ajenos al Procés oficial. Ninguno de ellos se siente representado en un día que es símbolo de la unidad de Cataluña sobre el papel, y que sirve para arrancar el curso incendiando la convivencia en un año clave para todos los catalanes.

Lea el reportaje íntegro en El Confidencial Digital.

María Cristina: una vida en blanco y negro con sonrisa a color

3 (1)

Foto: Álvaro Sánchez León

María Cristina tiene 72 años, es argentina y vive entre Madrid y Málaga. Padece un cáncer desde hace cuatro años. Vio morir a su marido por culpa de un mesotelioma. Su hijo Rodrigo se suicidó tirándose a las vías de un tren y otro de sus hijos es bipolar. A pesar de todos los varapalos, sigue pintando acuarelas a todo color. Dedica su vida a acompañar a enfermos en cuidados paliativos y a transmitir que “la vida es un drama solo si se mira como un drama”. Contra todo pronóstico, se siente “una mujer privilegiada acostumbrada a aprender del dolor”. En su vida no hay lugar para el luto. Su historia son muchas páginas de cómo “enfrentarse a las tragedias sin hacer tragedia”, un súper poder tan humano como esta heroína sin capa que sobrevuela trascendiendo la vida con sus turbantes de alegría.

Lea el reportaje íntegro (El súper pode de convertir los cardos de la vida en girasoles de Van Gogh) en El Confidencial Digital

Cisco García: Nadal a contracorriente

Cisco

Cisco García lleva cuatro años dándole al tenis con un objetivo claro: Tokio 2020. Queda un año para la cita olímpica, y de momento es el cuarto en la clasificación nacional y el sesenta en la internacional. Todavía debe arañar 20 puestos en la tabla mundial para llegar a la meta. Hablamos de tenis en silla, porque el Día de los Inocentes de 2015, este cordobés se quedó paralítico haciendo snowboard y ahora va sobre ruedas. Después de muchas horas de entrenamiento, ilusión y superación, el tenista ha conseguido que la historia de un revés sea el cimiento de un podio de oro, incluso más allá de las pistas.

Lea la historia completa en El Confidencial Digital

María Dueñas: diez años entre costuras

Maria_Dueñas_27

En el verano de 2009 María Dueñas hizo su primer traje literario, y desde entonces lleva una década cosiendo novelas que traspasan generaciones, públicos y fronteras con la naturalidad de los vestidos a medida del alma humana. El tiempo entre costuras cumple diez años y la fiesta trasciende Tetuán, porque los acordes de esta ópera prima no han sido, precisamente, una moda pasajera. En su estantería están Misión Olvido (2012), La templanza (2015) y Las hijas del capitán (2018), trillizas de Planeta, cada tres años en sus librerías. Su aguja es el trabajo gourmet. Su hilo, el estilo propio con un punto de glamur. Une retazos con tramas robustas y personajes creíbles. Tiene un dedal en cada dedo para prevenir la autocomplacencia y su pedal es evitar que el pie entre en éxtasis de aplausos y levite sobre la tierra. Quiere escribir una novela “con mucho humor”. En mitad de una vida llena de lecturas y ojos abiertos, la que fuera profesora universitaria aparcó el birrete, se montó en la pluma, y ha vendido ya más de 6 millones de libros en 35 idiomas con la asombrosa discreción de un ribete bordado a mano en un traje de faena.

Lea la entrevista íntegra en El Confidencial Digital

Morir con las bambas rosas puestas

Teresa (ramo)

[Así arranca el artículo sobre las 17 últimas horas de la vida de la profesora española Teresa Cardona que publico en El Mundo]

Abiyán, Costa de Marfil, tarde del 22 de junio. Veintisiete estudiantes españolas que han viajado junto a tres coordinadoras al país africano se reparten en dos minibuses con destino a Yamusukro. Se dirigen a un colegio público donde ayudarán pintando, adecentando las aulas y enseñando español a los niños.

Teresa Cardona, de 43 años, está al mando. Es la segunda vez que organiza este viaje desde el barcelonés Colegio Mayor Bonaigua, del Opus Dei. La profesora, que acaba de dejar la subdirección de los cursos de Secundaria en el Colegio Canigó, se ha subido al autocar más moderno. Sin embargo, unos minutos antes de emprender la marcha, alguien pide que una de las coordinadoras se suba al segundo autobús.

Lea el reportaje íntegro en El Mundo