Artistas, periodistas y chupópteros

micro

En las últimas 24 horas he recibido estos dos mensajes a sendas propuestas de entrevistas:

Hola Álvaro,

En este momento es imposible atender tu petición. La promoción de XXX ya ha finalizado. Nos queda la gala de los Premios Forqué este sábado y nos metemos de lleno en la gira. Estrenamos el día 20 y estamos con todos los ensayos musicales. A partir de entonces tenemos conciertos todos los fines de semana y la promoción se queda exclusivamente para atender a los medios locales de cada ciudad donde va a actuar. Hemos estado haciendo entrevistas desde el lanzamiento del disco en octubre y hasta diciembre. No sé si la discográfica planteará alguna rueda de entrevistas con alguna acción promocional, pero según agenda no hay mucho tiempo material. Lo siento. Saludos.

Hola Álvaro,

Soy XXXXX, de XXX. Encantada de saludarte. Agradezco mucho que te hayas puesto en contacto con nosotros y tu interés en entrevistar a XXX pero lamento decirte que no será posible puesto que en estos momentos el actor no se encuentra promocionando ningún trabajo. Gracias igualmente por haber pensado en él. Un saludo.

¿Os llaman la atención?

A mí, sí. Mucho. Jefes de prensa –presuntamente periodistas- que utilizan a los medios sólo como instrumentos de marketing. Me parece un error gordo. Pierden mucho los representados. Si no hay nada que vender, no hay contacto con los medios. ¿En serio? ¿Así, siempre? Esto es casi como lo de sin preguntas no hay cobertura, pero con promociones de discos/pelis/obras de teatro, no hay entrevistas.

Un plantón gordo a estos chupópteros ya, hombre.

Anuncios

Buenagente

16674

Mire. He visto a un hombre meter varias pilas gastadas en un buzón de reciclaje. Con mimo. Y hay que agacharse, porque la operación no es cómoda.

He visto también a una señora recogiendo los excrementos de su perro con ilusión –se nota, se siente- de que no queden restos sobre la acera. Y no había nadie cerca. Sólo yo miraba por la ventana.

He visto una chica joven que le ha dejado su asiento a una mujer embarazada. En el metro. Le ha cedido el sitio con una sonrisa y una pregunta. ¿Dé cuántos meses estás? De seis. Mucho ánimo. Guiño. Guiño.

He visto –de oídas- a Morat cantando en la consulta de un niño que necesita una médula. Al pequeño José María le hacía ilusión. Y fueron, a un directo. Sin prensa.

He visto a un caballero esmerándose en clasificar los restos de basura de su santo domicilio. Bolsas de colores. Cubos diversos. Un puzle sólo apto para personas con encanto.

He escuchado de refilón un “buenos días” a la kiosquera. Un “gracias” al señor que barre las calles de mi barrio. Un “faltaría más”, al farmacéutico. Un “cuídese”, al médico de familia. Un “mamá, te quiero con toda mi alma” más gesto de beso en una de las pocas cabinas de teléfonos que queda con vida en el planeta smartphone.

He visto cartas a mano que siguen cayendo en el buzón postal. Jóvenes en un asilo, con sus palabras bienintencionadas, escuchando sin cobrar. Cine social. Periodismo comprometido. Cultura activa contra las desigualdades, las libertades con burka, el consumismo sin alma y los pisamierdas del poder.

Hay pro-vidas que se dejan la idem por convertir los embarazos no deseados en futuros ilusionantes. Sin infiernos. Con corazón. Me lo cuentan: ahí, a puerta de calle, un sábado tras otro sábado de frío, calor, o indiferencia.

Hay protectores de animales que también se dejan la piel en el empeño de cuidar de la naturaleza.

He oído, visto, tocado y hablado con gente buena. Que no salen en los análisis estridentes de las sociedades contemporáneas, dónde emergen más los que matan, roban, y violan los derechos, cada vez con menos impunidad.

Gente buena, aunque Fito sólo cante a los truhanes. Aunque el telediario sea una morgue de humanismo descafeinado.

Gente buena. Como usted.

¡Gente buena! Hay que decirlo más veces. Porque lo que vemos por la calle es más real que lo que echan por la tele. Blanca Navidad. Blancas navidades abiertas los 365 días del año. Su turno.

***

Columna publicada en la Revista Palabra (diciembre, 2017).

Heras-Casado, orquestas a mano

Pablo-Heras-Casado-Dirige-manos-reflejan_ECDIMA20171207_0002_21

Foto: Álvaro García Fuentes

Aviones. Rascacielos. Escenarios. Aplausos. Batuta. Tesón. Al fondo, la Alhambra. Pablo Heras-Casado conquistó América, y después, como en un tablero del Risk, fue poniendo su música en cada orquesta del planeta. En vaqueros. De la mina floreció su talento cosechado en casa y ,después de picar entre conservatorios y coros de iglesia, lleva 22 años enteros en la picota discreta de la música cinco estrellas. Artista social en busca de las melodías que unen los pueblos y les hacen trascender del y-tu-más. Tras dos décadas prodigiosas, cree que nada es imposible, aunque sea difícil. Ni siquiera Cataluña. Heras-Casado es hijo de policía nacional, y se siente Marca España diga lo que diga la burocracia. Sobre el podio, atrincherado en la calle. De música celestial, sí, pero muy lejos esas nubes grises del egocentrismo cultural.

Lea la entrevista íntegra en https://www.elconfidencialdigital.com/vivir/damos-cuenta-trascendencia-social-escuchar_0_3053694604.html

Pardo, el hada ‘hipster’ de La Sexta

AnuncioPardo2

Foto: Álvaro García Fuentes

Ferreras hace escuela y Cristina Pardo es una alumna aventajada. De él, y de Antonio Herrero, José María García y Jordi Évole. Un mix lleno de complementos circunstanciales que la convierten en periodista sui generis. Trabajadora. Sonriente. La dama del zasca desmelena el flequillo de sus análisis políticos siguiendo al PP sin desalientos. Con permiso de la vicepresidenta. Nació en la COPE y ahora está en mil frentes Al rojo vivo. Quiso ser la butanito del periodismo deportivo, pero le tocó dar gas a la información política. Con puño de acero. Con ironía navarra. Después de un año intenso en el circo de Puigdemont, acaba de estrenar Malas Compañías: la corrupción catalana en tres dimensiones. Para cerrar un 2017 laboralmente taquicárdico, dará las campanadas de La Sexta con Iñaki López. Si se comen las uvas con ellos, se atragantan. Seguro.

Lea la entrevista íntegra en https://www.elconfidencialdigital.com/medios/corrupcion-cosas-vertebra-Espana_0_3049495044.html

‘Buen Camino’ para personas con psoriasis

Nunca he sido muy de “pacientes anónimos, ¿dígame?”. Pero la psoriasis es una enfermedad tan compleja, que merece la pena echar una mano a la gente que la padece, dar esperanzas, relativizar la patología, y poner las cosas en su sitio. Y si se hace con la complicidad de ser una persona con psoriasis, todo mucho más creíble.

Me lancé hace unos meses a hacer una etapa del Camino de Santiago con Acción Psoriasis con la ilusión de ayudar a otras personas. Espero que sirva. Seguro que sí. A mí, la etapa con Rodrigo y con el equipo de grabación me ha servido. Una experiencia estupenda.

Hoy es el Día Mundial de la Psoriasis. Mucho ánimo a la gente que padece esta enfermedad. Que la psoriasis no te inunde. Cuídate, y sé feliz.

  • Aquí, el resumen de la etapa, en vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=m-GnSwTeGLo

Poster4

Poster de la etapa del Camino de la Lana con Rodrigo 

Dircom políticos: más ‘muros’ que Trump

maxresdefault

Esta es una historia sencilla. Pero una historia sencilla de esas que colman el vaso.
Le escribo a un diputado para solicitarle una entrevista. A su mail personal, que para eso está disponible en su perfil del Congreso.
Le cuento. Me responde: “Sería un placer”.
Dos días después me escriben desde el Departamento de Prensa de ese grupo parlamentario en cuestión.
Adjunto texto:
“Hola Álvaro, con el fin de agilizar los trámites, te rogamos que para peticiones de entrevistas te pongas directamente en contacto con el departamento de prensa a través de este correo. Para poder valorar tu petición, necesitamos conocer los detalles de la misma: duración, tema, formato y si vendría fotógrafo, fecha de publicación, etc. Quedamos a la espera. Un saludo”.
Les respondo sobre la marcha:
“Buenas tardes: Duración: 1 hora aproximadamente. Con fotos. Tema: General, sobre el diputado en cuestión. Formato: es una entrevista para esta serie: https://asanleo.com/2015/11/22/en-pause-entrevistas-a-fuego-lento-2/ Iría con fotógrafo. Fecha de publicación: depende de cuando la hagamos. Publico estas entrevistas los fines de semana. Muchas gracias por todo y un cordial saludo”.
A las pocas horas, me responden:
“Hola Álvaro, actualmente las agendas están completas y ante la vorágine de actualidad política en la que nos encontramos, te emplazamos a ponerte en contacto con nosotros un pelín más adelante para poder ver tu petición. Quedamos a tu disposición. Un saludo”.
Sin rubor.
Respondo así:
“Buenas tardes: Esto es lo que pasa cuando utilizamos los gabinetes de comunicación. Que nunca nos facilitáis el trabajo. Yo quería hacerle una entrevista a él, no por ser de Ciudadanos. En todas las entrevistas que os he pedido, siempre me decís que más adelante. A Inés Arrimadas y a Garicano les he tenido que entrevistar saltándome el cauce reglamentario, porque el cauce reglamentario siempre es un muro. Lo digo, simplemente, por si os sirve para reconsiderar vuestro papel con los medios medianos. Muchas gracias, de todas maneras, por responderme. Y sí, lo volveré a intentar en otro momento. Espero que alguna vez los que no somos La Sexta o El Mundo podamos hablar con alguien de vuestro partido”.
Y ya he dicho el partido del que se trata.
A vuelta de correo, humo buenrollista:
“Hola, Álvaro! No pienses que a través del departamento de Prensa no se facilita el trabajo. Es el canal a través del cual se gestionan todas las peticiones con los medios de comunicación para poder hacerlo de manera eficaz, ordenada y con las mayores garantías de que el portavoz es el adecuado para esa materia. La actualidad informativa hace que muchos de los diputados tengan unas agendas completas, no solo con medios de comunicación, sino también con reuniones con la sociedad civil. Estamos a tu disposición y, como decías, vuelve a ponerte en contacto con nosotros en unas semanas. Muchas gracias por tu comprensión”.
¿Son un muro, o no son un muro los dircom?
Yo entiendo que Cataluña nos tiene a todos en vilo. No voy por ahí.
Entre que un diputado te diga que “sería un placer” (es decir: me apetece, quiero, puedo, tengo agenda libre, cuándo quedamos…), y que su equipo de prensa diga que no, que no hay agenda, que la vorágine…
No se dan cuenta. Dejan fatal al diputado en cuestión (¿les da miedo que hable cuando quiera y con quien quiera?). Quedan fatal ellos como herramienta de ayuda al trabajo de los periodistas. Dejan fatal al Congreso y lo que representan los representantes de los ciudadanos, que también pueden hablar con calma en tiempos de vorágine.
En fin. Oye. Que las únicas entrevistas a políticos que he conseguido en dos años de búsuqeda y peticiones han sido siempre posibles sorteando al departamento de prensa en cuestión. Salvo la que les hice a Feijóo, y a Andrea Levy, aunque después de la entrevista a Levy, en Génova… Bueno, eso daría para otro post

Sí, ya sé que si leen esto me cierran las puertas para siempre. Pero para corregir y construir, hay que arriesgar… Digo yo…

El ‘bé, adéu’ de Rajoy

2015092400555522929

Que conste: prefiero un presidente prudente a un presidente bravo de Osborne que cornee con sus atributos cualquier atisbo de problema como un pirómano parlamentario. Entre otras cosas, porque los ciudadanos estamos ya hasta el moño de pagar el sueldo de gente que después se dedica profesionalmente a generar tensión, estirar la división, fomentar la incertidumbre, aplaudir la violencia ideológica y foguear el ambiente hasta que pasa lo que pasa.
Me huelo una decisión trascendental en estos días. En Moncloa. Me huelo –no sé, una intuición, algún comentario, varios gestos- que el 1 de octubre, día de santa Teresita, Mariano Rajoy decidió que nunca jamás volvería a pasar hambre en una campaña electoral. Que ya no será reelegido candidato a la presidencia del Gobierno en las próximas generales. Que aquí se acaba su Wikipedia.
Mariano Rajoy, me huelo, ha dicho basta. Estoy mayor para los nuevos desafíos. Ya no disfruto. Soy de otra generación incluso dentro de mi equipo. Voy a medir mucho las decisiones de estos días, con calma chicha de opositor más que de político, atemperando la vehemencia que me reclaman por aquí y por allá. Me iré. Pero me iré con una señera en el pecho a una gestión de orfebrería de este 23-F de escala 8, pero de mediocridad 10.
Rajoy hace las maletas sin prisas. Ve que entre sus votantes, los más conservadores le piden contundencia. Y los jóvenes ya no son tan conservadores. Lo he visto con mis propios ojos. Comida de promoción después de 20 años de dejar el cole. Todos EGB. Sevilla. Mis amigos del PP-de-toda-la-vida ya no votaron a Rajoy en las últimas elecciones. Metieron a Rivera en sus urnas. Y no están descontentos.
Rajoy está entre dos aguas. Por un lado, su temperamento secundario, inactivo y frío. Por otra parte, el temperamento primario, activo y emotivo de muchos de sus fieles devotos habituales en cada cita electoral. Por un lado, su cansancio a bregar con problemas ajenos cuando todo estaba listo para avanzar; por otro, sus votantes que le piden que caiga un rayo del cielo y mediatrice en dos a los que quieren partir el país. Por un lado, él y su ritmo. Él y su frialdad con los medios de comunicación. Él y sus tiempos. Al otro, la hartura de su equipo de gobierno, de su partido, de sus barones-en-extinción a pie de pista. Por un lado, él y sus paseos contemplativos. Por otro, dos de sus hombres haciéndole la cama por la espalda.
No sé. Es posible.
Es posible que el primer golpe que haya pegado Rajoy sobre la mesa haya sido este. El de su punto de inflexión.