Guillermo Solana: “Las personas con amplia experiencia estética son menos dogmáticas”

Fotos: Patricio Sánchez-Jáuregui

El brazo artístico de Tita Cervera es postimpresionista. De los que arrojan luz antes de que se desate la tormenta de Munch. Lleva dieciséis años dando lustre puntilloso a la colección Thyssen y atrayendo al museo nacional esplendores brillantes de fuera. Aterrizó en este palacio salmón a contracorriente gracias a Gauguin. Sabe de Van Gogh, tira de Cézanne, contempla con Friedrich, desea a Jan Brueghel, el Viejo, y ama al Museo del Prado. Le van casi todos los palos del arte. Retratista en la intimidad. Solana con solera. El hombre tranquilo de la chaqueta metálica y la naranja mecánica. Un filósofo para repensar los museos. En las cien velas del barón y con el expresionismo en cartelera, augura un existencialismo moderado después de la pandemia. Madurez de mente despierta, oídos dialogantes y curiosidad vibrante. Detrás de las pinceladas de un lienzo intenso, entre las canas de un oficio, todavía hay lugar para la fascinación, divino tesoro.

Lea la entrevista en Confidencial Digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s