Los políticos auténticos no interesan

mauricio-valiente-foto-zonaretiro.com_-Editar

El postureo alcanza también el análisis y la crítica de todo lo que huele a político. Sacamos el bate de béisbol, y no dejamos iniciativa con cabeza.
Porque Mariano Rajoy es un pelele. O lo que ahora se llama estafermo… Pedro Sánchez es un socialista descafeinado sin liderazgo. Pablo Iglesias es muy guay, pero nos da miedo su lado oscuro. Rosa Díez es muy oportunista. Albert Rivera es difusamente naranja. E Izquierda Unida no existe. Y así. Casi siempre.

Este fin de semana he publicado esta entrevista en El Confidencial Digital: http://www.elconfidencialdigital.com/politica/Entrevista-Mauricio-Valiente_0_2453154679.html Tras una hora de café, varios whatsapp y alguna conversación telefónica con Mauricio Valiente, saqué este texto con el que me quedo contento, sobre todo, porque me ha servido para entender mejor a personas que piensan de manera muy diferente a la mía. Entender, e incoar una cierta amistad. Incluso.

Pues hoy lunes tengo la sensación de que una entrevista intensa como esta en un momento especialmente delicado para la política en general, y para Izquierda Unida en particular, no ha tenido mucho efecto. Por decirlo sin maltratar mi autoestima, vaya. Es una entrevista interesante a un personaje que ahora está en prime time, al menos en Madrid. Pero es una entrevista con un político sincero, y eso, digamos lo que digamos en los cafeses de colegas, no nos importa.

El afán novedoso y glamuroso -aunque esté llena de casta y caspa- de la política española ha infectado gravemente el discernimiento. Tasamos la política al por mayor. Sólo nos interesan los que salen en la tele. Se ve en los Debates de Estado de la Nación desde cuando empiezan los turnos de CiU y el resto de partidos menores…

Los políticos sinceros existen. Yo me lo encontré, y se apellida Valiente. Un político en campaña electoral capaz de arremeter con educación contra su propio partido. Un político que no se traga la viga en el ojo ajeno, como hacen ridículamente los demás. Un político con ideas propias, pero sin colocarse en los extremos para venderse. Un político que no quiere ser actor.

Digamos las cosas claras. Ya nos hemos acostumbrados al político histriónico. Los que se salen de ese guión son para horno de leña… O para que se apolillen ellos solos..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s