Piedrahita: el humor sin humos

14091498519609

En agosto publiqué en El Mundo esta entrevista con Luis Piedrahita. En el Día de la Felicidad, me ha parecido oportuno rescatarla…

______

11.30. Nos acercamos mucho a Callao para hablar con un parlanchín de la risa. Luis Piedrahita nos recibe en su despacho. Dialogamos con un monologuista gallego, y encontramos respuestas. Alivio. Sala blanca. Sillas de color huevo. Mesa de cristal. Sencillez y transparencia. En las estanterías, libros de El Roto, Forges, Memorias de Gomaespuma… Y muchas cosas de magia. Hay prisa en este ambiente de no parar. A punto de hacer las américas del Sur, servimos sobre la tabla rebujito grande para mí. Rebujito pequeño para el rey de los detalles. Parece el vecino del segundo izquierda, pero es un artista de la ilusión.

¿Qué tiene de Miliki un gallego del 77?
Miliki tenía un humor tierno, que es el que yo intento hacer.

Teatro. Libro. Cine. Magia. Monólogos…
¡Las desgracias nunca vienen solas!… Son todo cosas que siempre me ha gustado hacer, y tengo la suerte de poder dedicarme a ello.

¿Quién hace reír tiene el cielo ganado?
Yo creo que sí. Al menos debería. Aunque realmente el que tiene el cielo ganado es el que ríe.

¿Cómo arrancaría un monólogo sobre un verano con la suegra en un piso de Torrevieja-Alicante?
Mi cuerpo pendía del techo ahorcado con los cables de la lámpara…

¿Qué tiene de absurdo?
Prácticamente, no tengo nada que no sea absurdo…

Al rey de las cosas pequeñas: ¿Cuál es su secreto más grande?
El más grande no lo contaré jamás, pero… Intentar hacer las cosas bien aunque cuesten un poco más…

¿Dónde está el sentido del humor?
Aquí en esta caja con tres agujeros…. (y dibuja la caja de El principito).

Micrófono abierto. Tiene usted la palabra en la tribuna del Congreso…
Diría: Pasaba por aquí, pero ya me voy…

¿No cree que en la vida política española sobran caras de cabreo y faltan sonrisas que no sean falsas?
En la política española faltan las mismas cosas que sobran.

¿Qué siente cuando nota que alguien se ríe por pena?
Realmente es un defecto del que ríe así…

¿Se monologuea demasiado?
Monologueamos mucho… Y dialogamos poco…

¿Un monólogo es una sátira social amplia en la que no quiere que nadie le interrumpa?
Noooooo. ¡Deseas que te interrumpan constantemente con las risas!

¿Cuántas pastillas se evitan con una carcajada?
Una carcajada equivale a 6 almax, 2 frenadoles y 1 antibiótico gordo.

¿Qué esconden ese flequillo y esas gafas?
Nada…

¿¿Usted también manda jajajajas por whatsapp?
Alguna vez. Es necesario dejar claro que algo te ha hecho gracia, y decir “me ha hecho gracia” es frío, aunque quizás sea suficiente con un interlocutor alemán… El jajajaja lo pongo, y también jejeje, e incluso jijijiji, que no son lo mismo…

¿Qué diferencia hay entre un payaso, un frívolo y un irónico?
Muchas y muy profundas, y no son excluyentes. Puede haber payasos frívolos, payasos irónicos, frívolos irónicos, y todas las posibles combinaciones…

¿Qué tema se toma más en serio?
El humor y la vida son dos temas que me tomo muy en serio, valga la redundancia.

¿Todos los caminos llegan a broma?
Sí. Pueden llegar a broma, si se quiere.

¿Qué receta les daría a los pesimistas compulsivos?
A los pesimistas les dejaría estar. Allá ellos. A quien teniendo cama, duerme en el suelo, no hay que tenerle duelo. Un pesimista no quiere soluciones, porque prefiere los problemas.

Un acontecimiento especial, mil imágenes con sorna en whatsapp y twitter. ¿El español es creativo cuando quiere?
El español es creativo siempre, aunque no quiera. España tiene una creatividad envidiada por todo el mundo. En ámbitos como la pintura, la música, o el ilusionismo hay muchos ojos expectantes mirando lo que pasa aquí, porque muchas veces rompemos lo establecido. Desde fuera muchos se admiran como diciendo “¡joder, lo que se cuece ahí!”.

¿Que saca un mago de un sombrero de paja?
Un conejo en bañador.

¿Qué tiene de poeta?
El humor más interesante es el que se acerca a la poesía. Lo que tengo de poeta es la intención.

¿Las empanadillas de Móstoles eran para tanto?
Sí, sí, si… Ese sketch era perfecto por muchas cosas: fresco, gracioso en el transcurso, y tiene un final que ya casi nadie recuerda con aquello de “vale, cuando compremos una radio te escucharemos”. Genial. Está a la altura de Gila y en la cima del humor poético.

¿Qué es el humor inteligente?
Aquel que utiliza el humor como arma de construcción masiva.

¿Los dúos humorísticos acaba peor que una boda sin declaración de bienes conjunta?
No suelen acabar bien. Sólo Tip y Coll, Faemino y Cansado… Convivir artísticamente con otra persona tanto tiempo no suele acabar bien.

¿Nos hemos cebado demasiado con el relaxing cup?
Estamos bastante lejos de habernos cebado adecuadamente.

¿Su punch más punch?
Dice twitter que fue éste: ¿Qué quieres que te traigan los Reyes? Yo con que no se lleven nada, me conformo…

¿Los monologuistas se ríen cuando están a solas?
Fuera del escenario, cuando estoy escribiendo, me río mucho. Sobre el escenario intento no hacerlo.

¿Qué cinco personajes incluiría en su monólogo “Reflotando el Titanic”?
Chaplin, Gila, Tip y Coll, y… alguien que no se espere… ¡Y Ronald Reagan!

¿Un consejo para las madres que las visten como frutas?
Es un consejo que incluyo en mi monólogo sobre las naranjas, pero va dirigido a las mandarinas: ¡Qué sean ellas mismas!…, que es el típico consejo que se da cuando no se sabe qué decir…

Señor mago: ¿Cuántas veces le han preguntado a quién haría desaparecer?
Demasiadas. Hacer desaparecer a personas no es bueno. Ya lo ha intentado algún régimen político y siempre acaba mal…

Y después de reírse, ¿qué?
A vivir más. A por la siguiente risa.

¿Dónde está su felicidad?
En hacer lo que me gusta cada vez mejor, en aprender cosas nuevas, en el amor… ¡y ya está!

SI FUERA UN MONÓLOGO…

Si Luis Piedrahita fuera un monólogo sería un diálogo entre un gallego y un dron americano perdido en el universo. El primero, cantando bajo la lluvia de cada día que amanece gris. El segundo, magnético y un poquito distante, como con mil cosas en una cabeza diseñada para ser no perder el tiempo. El gallego sería un joven de pueblo, ilustrado, sencillo, en vaqueros y all stars. El segundo sería un producto prefabricado con cara de sorpresa. Todo sería preguntas. Y al final, los dos pasarían por la máquina imposible de Cariño he encogido a los niños. Y serían dos hombres-guisantes fusionados por el núcleo por culpa -o por gracia- del condensador de fluzo… Siempre nos quedará Doc. Lo veo.

Publicación original: http://www.elmundo.es/cultura/2014/08/28/53fdebdb22601dc7348b457e.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s