Juan Soto Ivars: “El buen rollo es un gran enemigo de la libertad de expresión”

Foto: Jeosm.

El sueño americano de este murciano es fruto de la suerte, el talento y la caridad. Llegó a las columnas sin más padrinos que Facebook. Se asentó en El Confidencial. Ha tonteado con otras cabeceras y algunos se lo han quitado de en medio porque no saben manejar voces libres que se pasan los años antes de la crisis de los 40 defendiendo la libertad de expresión como un vaquero y de verdad. Su último ensayo viene con soga para ahogar los tabúes que asfixian la democracia liberal: La casa del ahorcado. Fue Umbral. Quiere a Juan Manuel de Prada. Admira a Ana Iris Simón. Avanza en el extrarradio de las burbujas periodísticas. Infancia nómada con capital contemporánea en Barcelona. Habla exhalando fumatas blancas. Tinta y café en las venas con trasiego. Ateo jodido. Escritor. Sencillamente nítido. “Pero lo más importante es que mi mujer se llama Andrea y mi hijo se llama Alejandro, que no se os olvide”.

Lee la entrevista en Confidencial Digital

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s