Joaquín Reyes: “La fama es un mundo hipócrita”

Fotografía maravillosa de Patricio Sánchez-Jáuregui.

Lleva dos décadas prodigiosas en la palestra del humor. Entre Kandinsky y La Mancha. Un “bufón” con pajarita, hijo de José Luis Cuerda, Faemino y Cansado y los Monty Python. De “el trío de Albacete” a La hora chanante y Muchachada Nui. Sigue en el tajo de la tele llevando el dandismo manchego al sumum de la parodia. Y, entre paletadas de cemento armado, afloran verdades como puños: las que dice un ferviente devoto de las novelas rusas y un enamorado del mid century americano. Sin hueco para las guerras frías. Humanista “de gama baja”, dice. Estudió Bellas Artes y hoy es retratista en 360. Actor: “Antes hacía de tontico, ahora, de gestor”. Reyes es siervo de la comedia con duende. Vanguardista. Todo empieza riéndose de sí mismo, y después, de los pies de foto del Hola y de los aprietos escatológicos. Familiar, con sus noches de bohemia de pinchadiscos y sus credos firmes. Lector. Escritor. Persona sobre personaje. Buenagente punto es.

Lee la conversación en Confidencial Digital.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s