Mi ‘spoti-news’ de 2020 | ENTREVISTAS

Selección de entrevistas publicadas en este año intenso:

Foto original: Patricio Sánchez-Jáuregui

1. Edmundo Bal, portavoz adjunto de Ciudadanos: “Cs tiene que robarle al PSOE los votos de centro ahora que Sánchez se ha tirado al monte de la izquierda del todo”

Salmón a contracorriente en la política. Fichaje de Albert con mando en plaza gracias al adiós de Rivera. Abogado del Estado. Honesto y libre, por mucho que digan las cortinas de humo del procès. Cocinero, motero y roquero, pero no justiciero. Apasionado y runner. Derecho. El gurú legal de Ciudadanos está en su salsa y en su línea: trabajo, ilusión y equipo. Profesional y humano. Se oye en el hemiciclo: “A Edmundo le quiere todo el mundo”. Del Atleti. Amigo íntimo del alcalde de Madrid. Su sonrisa y su talante son la expresión de la negociación política. Ha votado a Felipe González, Aznar, Rajoy, Rosa Díez y Albert Rivera. Sueña con argumentos con que Arrimadas llegará a ser la primera presidenta de España. Antes cree que los naranjas deben emplearse a fondo en el centro del campo para reconquistar el voto de la izquierda-no-punk. Puñetas con cresta. Corbata y pantalones pitillo. Un ciudadano inclasificable entre los agustinos y la Movida madrileña. Ajo y cayena entre aceite de oliva. Delantal, dorsal, señal, cabal, Bal.

[Confidencial Digital]

Foto: Patricio Sánchez-Jáuregui

2. Carlos Hipólito, actor: “La trayectoria de un actor es más ‘Operación Constancia’ que ‘Operación Triunfo’. El divismo en esta profesión pasa factura”

Un señor. Actor en su jornada laboral. Marido, padre, amigo, vecino y ciudadano en sus ratos libres. Su nombre de pila por encima del artístico. Estaba listo para hacer de Heisenberg y ponerle los cuernos de la decencia al mismísimo Hitler, pero este virus que nos tiene en cuarentena ha confinado ‘Copenhague’ en un Madrid más Dinamarca que primavera. Cuatro décadas y pico ante el público en escenarios, películas y televisores. Su kit de actor incluye humildad, paciencia y multidisciplinariedad. Ni megáfonos ni likes en su camerino. Ocho premios profesionales de sus propios compañeros por ser, estar y parecer sin secuelas de divismos.  Y eso que ha sido Felipe II, el capitán Von Trapp, y el presidente del Gobierno. Combina lo clásico, lo contemporáneo, lo musical y lo minimalista rejuveneciendo con cada obra. Un habitual en las propuestas de Garci, Miró, Saura, Docampo, Narros, Plaza… Ni comodín, ni joker. Un as de corazones en las mesas donde se reparten los papeles que no se han mojado de cinismo.

[Confidencial Digital]

Foto: Mercedes Aguilar

3. María de León: “Un influencer sin misión ni es influencer, ni durará mucho”

Pionera, emprendedora, dinámica, apasionada y preparada. La influencer humanista lleva años en las redes sin atarse a lo políticamente correcto, ofreciendo contenidos, y mostrando con naturalidad sus esencias. El poder de lo auténtico ha hecho que esta experta en comunicación se convierta en una joven influyente con estilo propio. Con su proyecto Think 2BU, María de León acompaña también a quienes surcan el mar 2.0 para que no se ahoguen entre las subidas y las bajadas de las olas que ella ya ha surfeado hace tiempo.

[Revista Influencers]

Foto: Fernando Bosch

4. José Coronado, actor.

Coronado de prestigio, de proyectos, de presente, de futuro, de pasado, de cuerpo y de alma. Con ese rostro que lleva dentro de nuestras casas desde hace tantos años que nos parece un familiar, un vecino, uno más de los nuestros. En vaqueros de andar sin oropeles. En las orejas de un sofá, a medio metro, escuchamos a un actor que también es voz, pero que, sobre todo, quiere ser Jose, a secas, sin más focos que los necesarios para seguir adelante en una carrera que le tiene entusiasmado a sus 61 primaveras. 

[Revista Influencers]

Foto: Patricio Sánchez-Jáuregui

5. Ángel Gómez de Ágreda, coronel del Ejército del Aire y autor de Mundo Orwell. “La información es poder, pero la desinformación es mucho más poder todavía”

Paracaidista con argumentos testados en tesis. Aviador con una pancarta en la cola: “La verdad nos hará libres. Que lo sepan las máquinas”. Coronel del Aire con los pies en la tierra en un mar abierto de futuros navegables. El Orwell de ‘1984’ ha resucitado para que despertemos de la anestesia tecnológica. Con su distopía, Gómez de Ágreda es un ángel de la anunciación con una buena nueva llena de sentido común: El hombre se hizo libre para habitar entre nosotros. Sin cables de control remoto. No hemos dejado de ser ovejas para convertirnos en robots.  No tiene miedo a Rusia, ni a China, ni a Trump. Siente pánico ante una sociedad crónicamente adolescente. Su batalla es contra la comodidad de vender el alma a la tecnología y teledirigir nuestro futuro al abismo del nihilismo relativista.  Su guerra de paz es un despertador, porque mientras dormimos entre la ingenuidad y la desinformación, el poder y los algoritmos piensan y deciden por nosotros.

[Confidencial Digital]

6. Julio de la Iglesia

Julio de la Iglesia es TEDAX. Especialista en desactivar bombas de fuera y explosivos que estallan por dentro. Lleva más de ocho años como coach ayudando a miles de personas a gestionar el miedo, una misión con amplia repercusión social que genera más valientes, más personas libres y una ola de paz, incluso después de todo lo que hemos vivido con la invasión del coronavirus. Sus reflexiones y consejos nacen de su propia experiencia y valen el peso de su valentía en oro puro.

[Revista Influencers]

7. Ramón Esquinas, actor.

Es uno de los actores de reparto más consolidados de la pantalla española. Nació en 1969 con la revolución interior dentro. Tras 24 años sobre las tablas y detrás de las cámaras, sigue esperando como un niño el tren de la oportunidad para encarnar personajes con chicha. En el viaje lento de un cine que no es América, él está sentado cerca de la locomotora con muchas ganas de timón. Y esa esperanza es el guion de una trayectoria uniforme que, probablemente, ha llegado el momento de explotar con sustancia. 

[Revista Influencers]

8. Isabel Sánchez, secretaria central del Opus Dei: “Las mujeres que dan más luz son las que aprenden a integrar al hombre en el proyecto de la nueva sociedad”

Trayecto: Murcia, Almería, Valencia y Roma. Destino: un despacho-mirador con vistas al mundo entero desde la ciudad eterna. Mediterránea con ganas de conquistas personales y sociales. Una abogada, filósofa y teóloga que hace running, salta charcos, escribe poesía, admira los grafitis y conecta con Netflix. Y también impulsa colegios y comedores en barrios pobres, abrazos en barrios fríos, paz en barrios calientes y corazones generosos en barrios ricos. Una de las mujeres más influyentes de España. Desde hace una década Isabel Sánchez está en la cumbre del gobierno mundial del Opus Dei. Sobre su mesa de trabajo, un mapa sin fronteras en torno a un lema: “Para servir, servir”. Su misión es azuzar la audacia de mujeres que han puesto la misma vela a Dios y al universo que habitan. Acaba de sacar un Planeta: ‘Mujeres brújula en un bosque de retos’. Una propuesta de norte para las sociedades post pandemia donde nadie sobra, ni siquiera quienes dejen de leer aquí esta entrevista sin tabúes. 

[Confidencial Digital]

Foto: Juan Carlos Jiménez

9. José Luis Garci, cineasta: “Tienen ego los que han leído poco”

Garci es un cineasta crónico que no se da importancia. “No estoy entre mis directores preferidos”. Aunque sea el del primer Oscar español, que cumple 37 velas justo el año en el que un virus nos obliga a volver a empezar. Con un país en la cabina asfixiado de “anormalidad”, acaba de escribir ‘Películas malas‘: etiquetas que pegamos en la pantalla injustamente. Dio a luz en 2019 ‘El crack cero’ -¿la última de su fila?-, y mientras sigue escribiendo libros en sesión continua. Analógico. Anda el siglo sin móvil y a máquina. Olympia es su Windows 10. Añora los teléfonos de ficha y manuscribe mensajes para tirar en buzón. Profesional. Vocacional. Independiente. Un director de los que no grita. Sin prisas. Entre la Gran Vía y el Madison Square Garden. Entre los goles y los golpes del ring y de la vida que se ha llevado ya a casi todos sus amigos. De Alfredo Landa a David Gistau. No necesita Goyas de honor. De una mano, Woody Allen, y de la otra, José Sacristán. Del NODO a ‘The Crown’. Un clásico libre. Una especie de cultura en extinción.

[Confidencial Digital]

Foto: Patricio Sánchez-Jáuregui

10. Ana Oramas, diputada de Coalición Canarias: “La nueva política y las redes sociales lo han dinamitado todo”

Ana Oramas llegó a la política sin querer, pero el destino quiso darle cancha como concejala de carnavales justo en Santa Cruz de Tenerife. Despegó en vertical hasta convertirse en una dama sin careta en esta carroza de la política que “antes era dura”, pero ahora es “miserable”. Con su título de Economía ‘cum laude’ bajo el brazo fue de las finanzas a la arena pública pasando por todas las gradas de lo que unos llaman política y otros, coliseo. Alcaldesa in pectore de La Laguna. Firme, decidida, clara. En 2008 sustituyó a Paulino Rivero en el Congreso de los Diputados, y desde entonces ha sido la voz de toda Canarias y la llave de cuatro gobiernos de España. Le dijo “no, no y no” a Pablo Iglesias en la investidura de Pedro Sánchez, porque “en Canarias, Podemos es Venezuela”. Voto de conciencia. Abierta. Empática. Luchadora. Sube los audímetros cuando habla en plata. Es la transversalidad del Grupo Mixto. Experta en negociar dejando para el final las líneas rojas. Lectora. ‘Radiófila’. Chef. Una Emilio Castelar que ‘ora et labora’. Un manual de política madura para una Cámara Baja en horas más bien bajas.

[Confidencial Digital]

Foto: Ragonar

11. Bea Fanjul, diputada del PP.

Otro rollo en los escaños azules. Una surfera en la cresta de la ola de un PP en calma chicha. Pablo Casado vio su determinación y la fichó como promesa que ya rueda sobre el terreno de juego. Clara. De frente. Sin complejos. Aficionada al ajedrez: sus dos torres son Almeida y Ayuso. Y considera un enroque el cese de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz popular en el Congreso. Profetiza que los madrileños harán jaque-mate al Gobierno de Sánchez después de “la pesadilla” de esta pandemia. Apostata de los argumentarios. Ni se maquilla, ni se peina. Huelga de tacones. Más allá de su equipo, admira a Toni Cantó, y a Girauta, y le tiene cariño a Santiago Abascal, a quien retrata como un “constitucionalista canallita”. Su casilla está en el País Vasco. Anhela que los votantes de Vox vuelvan a casa. Su feminismo es “el de cualquier persona con dos dedos de frente”. Espera un F5 de frescura y autenticidad para las Nuevas Generaciones, la cantera que la vio nacer. Vasca. Tasca. Zasca. Anticaspa. Una motera de cuero libre.

[Confidencial Digital]

12. Ignacio López Goñi, microbiólogo y divulgador científico: “Se nos viene encima una auténtica posguerra”

Catedrático y divulgador. El mix existe y tiene eco. El hombre que te explica un virus con un ferrero roché es uno de los tertulianos de la ciencia más influyentes de España. En plena resaca entre olas, acaba de publicar Preparados para la próxima pandemia: un jarro de agua fría para quien espere una navidad sin posguerra. Entre las aulas y el ágora digital mira de frente este guernica: una sanidad en las raspas, bolsillos tiesos, jaquecas de incertidumbre, muertes congeladas de soledad y peleítas de banderas de gobiernos adolescentes. Tiene más miedo a la gestión política que a este coronavirus. Está convencido de que la vacuna llegará antes que el pacto político, “por desgracia”. Apuesta por sobreactuar antes que enterrar. Aplaude a Asturias y a Galicia por ser las más rápidas. Si la ciencia fuera una mujer, él la pinta con los ojos extenuados, la mirada cansada, y atada al respirador de la vocación profesional de su gente que lo alimenta casi todo. Cenicienta en el laboratorio. Pepe Gotera y Otilio y desconchones al microscopio. Paciente: ciencia española. Diagnóstico: “agonizante en la UCI con unas ganas de vivir bestiales”. Su vaso medio lleno: “las pandemias tienen un principio y un fin”. Aunque la incompetencia política sea crónica.

[Confidencial Digital]

Foto: Patricio Sánchez-Jáuregui

13. Juan Caño, presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid: “El periodismo sobrevivirá si ponemos pie en pared y hacemos bien nuestro trabajo”

Un veterano del cuché al frente de la Asociación de la Prensa de Madrid. Primer cumpleaños. Un mandato gemelo al del Gobierno del Ministerio de la Verdad. En línea con la Secretaría de Estado de Comunicación pidiendo que nos quiten las zarpas de encima. A sus 75 primaveras gasta sus días laborables en defender las esencias de una profesión a la que el 47,7% del último CIS tira de las orejas. Llegó al periodismo por Don Balón y el olor a imprenta, y metió goles como Muy Interesante. El ex director de El Caso -especial sucesos made in Spain– no echa en falta más imágenes reales de esta pandemia contada, sobre todo, con balcones de aplausos. Narró en directo el Watergate y el despegue del Apolo 11. Vivió la censura de la dictadura y ahora observa, en tribuna, la nueva censura de la nueva normalidad. Conciliador. Más tila que redbull. Contra el control de Moncloa sus pancartas se escriben en A4 con membrete de comunicados. Un superviviente a la transición del vegetal al digital en mitad de un huerto con flores, calabazas y tomates. Entre horizontes azules, agujeros negros, números rojos, disparos morados, napalm, azufre y fake news, caen granadas oficiales mientras sopla la vela tísica del periodismo con mascarilla. Y la venta de crecepelos…

[Confidencial Digital]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s