Cisco García: Nadal a contracorriente

Cisco

Cisco García lleva cuatro años dándole al tenis con un objetivo claro: Tokio 2020. Queda un año para la cita olímpica, y de momento es el cuarto en la clasificación nacional y el sesenta en la internacional. Todavía debe arañar 20 puestos en la tabla mundial para llegar a la meta. Hablamos de tenis en silla, porque el Día de los Inocentes de 2015, este cordobés se quedó paralítico haciendo snowboard y ahora va sobre ruedas. Después de muchas horas de entrenamiento, ilusión y superación, el tenista ha conseguido que la historia de un revés sea el cimiento de un podio de oro, incluso más allá de las pistas.

Lea la historia completa en El Confidencial Digital

Anuncios

María Dueñas: diez años entre costuras

Maria_Dueñas_27

En el verano de 2009 María Dueñas hizo su primer traje literario, y desde entonces lleva una década cosiendo novelas que traspasan generaciones, públicos y fronteras con la naturalidad de los vestidos a medida del alma humana. El tiempo entre costuras cumple diez años y la fiesta trasciende Tetuán, porque los acordes de esta ópera prima no han sido, precisamente, una moda pasajera. En su estantería están Misión Olvido (2012), La templanza (2015) y Las hijas del capitán (2018), trillizas de Planeta, cada tres años en sus librerías. Su aguja es el trabajo gourmet. Su hilo, el estilo propio con un punto de glamur. Une retazos con tramas robustas y personajes creíbles. Tiene un dedal en cada dedo para prevenir la autocomplacencia y su pedal es evitar que el pie entre en éxtasis de aplausos y levite sobre la tierra. Quiere escribir una novela “con mucho humor”. En mitad de una vida llena de lecturas y ojos abiertos, la que fuera profesora universitaria aparcó el birrete, se montó en la pluma, y ha vendido ya más de 6 millones de libros en 35 idiomas con la asombrosa discreción de un ribete bordado a mano en un traje de faena.

Lea la entrevista íntegra en El Confidencial Digital

Morir con las bambas rosas puestas

Teresa (ramo)

[Así arranca el artículo sobre las 17 últimas horas de la vida de la profesora española Teresa Cardona que publico en El Mundo]

Abiyán, Costa de Marfil, tarde del 22 de junio. Veintisiete estudiantes españolas que han viajado junto a tres coordinadoras al país africano se reparten en dos minibuses con destino a Yamusukro. Se dirigen a un colegio público donde ayudarán pintando, adecentando las aulas y enseñando español a los niños.

Teresa Cardona, de 43 años, está al mando. Es la segunda vez que organiza este viaje desde el barcelonés Colegio Mayor Bonaigua, del Opus Dei. La profesora, que acaba de dejar la subdirección de los cursos de Secundaria en el Colegio Canigó, se ha subido al autocar más moderno. Sin embargo, unos minutos antes de emprender la marcha, alguien pide que una de las coordinadoras se suba al segundo autobús.

Lea el reportaje íntegro en El Mundo

Bretón y un techo llamado Cáritas

Manuel Caritas_3 (1)

Foto: Álvaro García Fuentes

Un veterano de paz en pantalones vaqueros. Manuel Bretón es teniente general retirado y su misión es presidir Cáritas España con la brújula del Evangelio. Con “los Del Río” -su predecesor (Rafael del Río) y el arzobispo castrense (Juan Del Río)- puso en marcha en 2013 la Cáritas verde-caqui, y de ahí dio el salto a la cúpula de este pentágono de acción social. Hombre de fe, con dos Esperanzas en casa y con el santo y seña de la caridad en forma de brazos abiertos. El Papa Francisco le llama “Manolo”. El del bombo de la ayuda de la Iglesia en forma de aspersor. Disfruta con la generosidad de los españoles, aunque saque los tanques contra la “fatiga solidaria” que refleja el VIII Informe Foessa. Aprieta la mano de los políticos con la derecha y con la izquierda, porque en esta casa los colores partidistas no son barrera al diálogo. Ha trabajado con Trillo y con Bono. Ha sido secretario del Rey Juan Carlos. Con las estrecheces de los españoles en el epicentro de su estrategia, Bretón lidera una tropa que avanza para confinar la pobreza a la cuneta de los problemas resueltos entre todos. Estar en esta torre de control es, también, una condecoración.

Lea la entrevista íntegra al presidente de Cáritas España en El Confidencial Digital

David Gistau, un púgil en el ring-press

Gisatu

Foto: Álvaro García Fuentes

Dos décadas en la prensa española con la personalidad de vetar con celo cualquier contagio. Más Tom Wolfe que Bud Spencer. Le llamaban trinidad: reportero, columnista y padre. El pensamiento escrito por encima de la pirotecnia. A la madurez, el verbo se hizo esencia. Navegó el Mississippi con Pepe Navarro. Anson le hizo fuste de opinión. Pedro J. le quiso Chaves Nogales. Umbral le dio alas. Y Pérez Reverte le ha descubierto el cuento a los 48. Feliz de volver a El Mundo. Dos décadas entre los golpes bajos de un parlamento sin altura. Con soltura. Ironía man. En busca de la cadencia de las guitarras de AC/DC para escribir sus palabras. Libre, apasionado del periodismo, alérgico al mamoneo social de una profesión entre la redacción y el copetín. Claro y rotundo, pero no hosco. Ni poses, ni peloteo, ni portazos. Amigo de la sana confrontación interna. Enemigo de las cabeceras-prisión. Jacobino en newbalances. Su ego está en el ring. Su anillo es la familia. Ni academias, ni despachos con tirantes, ni premios, ni historias tangentes. Periodismo bien leído, bien pensando, bien escrito. Boxeador. Sexador de la autenticidad. Rock sobre roca.

Lea la entrevista íntegra en El Confidencial Digital

María, Luis, Carmen… Los pobres de Serrano que podríamos ser nosotros

2019062113435238239

Foto: Álvaro Sánchez León

Entre Gucci y Prada, tres españoles y una rumana buscan sobre las aceras de la calle más cara del país la generosidad de los viandantes. Unos son sin techo. Todos, sin empleo. Son ni-ni maduros a los que la crisis les excluyó de la sociedad que exponen con dignidad su pobreza entre escaparates de lujo. Con cansancio en medio de este agujero negro, sueñan con la ilusión de encontrar una mano amiga que les de la oportunidad de dejar de sobrevivir. Mientras tanto, ponen el cazo y soportan que algunos les miren desde arriba. Mejor pedir que morir o robar.

Lea el reportaje completo en El Confidencial Digital

Jaume Vives y la Cataluña que discrepa, pero se va de copas

Vives

Hiperactivo social. Catalán, influencer anti independentista, líder de la “resistencia de las sonrisas” que se ríe de las ideas de los del procés con chistes como Tabarnia: “una broma que iba en serio”. Promueve una Cataluña en la que defender propuestas diferentes sea compatible con irse de copas. Que ya está bien de bastos y espadas. Que ha descubierto el oro de expresarse con libertad sin faltar al respeto, aunque algunos mantengan su obsesión por romper la baraja. Ve al PP sin cintura para volver a nacer. Mira a VOX por el retrovisor a la espera de los hechos. Pide a Inés Arrimadas que vuelva al Parlament, “porque sería bueno contra el nacionalismo” y considera que la apuesta de Ciudadanos por Manuel Valls “ha sido una gran cagada”. Cree que engancharía con Ada Colau. Lamenta que Abascal hable más claro que “el 90% de la jerarquía católica”. Con barba larga y poco pelos en la lengua, Jaume Vives vive del periodismo, las redes, los libros y los documentales. Es el que peleó con Manolo Escobar las caceroladas a favor del procés desde el balcón tecno-pop de Balmes. Admira al juez Marchena y espera que la sentencia del juicio del 1-O sea el paso necesario para su regreso al mundo outsider de detrás del telón.

Lea la entrevista íntegra en El Confidencial Digital