Tic, tac, tic, tac…

Pablo-Iglesias-hombre-escanos-despeinarse_MDSIMA20140526_0207_11

Tic, tac, tic, tac…

La onomatopeya de Pablo suena a provocación. A respuesta de adolescente crecido. A metáfora incierta de hombre que se ha venido arriba y que se ha hecho casta de su casta.

Tic, tac, tic, tac…

No mida usted el tiempo, caballero. Usted es un bote en una estantería del supermercado. Nosotros elegimos. Usted, véndase adecuadamente, que el partido todavía no ha terminado.

Tic, tac, tic, tac…

¿Es una bomba?

Tic, tac, tic, tac…

¿Quiénes son? ¿Adónde van? ¿Qué buscan? Lleva usted en las portadas muchos meses, y yo, al menos, tengo la impresión de no conocer ni sus ideas ni sus objetivos.

Tic, tac, tic, tac…

¿Por qué maltratan a la prensa? ¿Por qué no explican esos maltratos? ¿Por qué no responden? Sin respeto, no debería haber cobertura… Pero los periodistas también somos casta. O rebaño. A veces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s