Piano con la mano izquierda para una vida con el pie torcido

Manuel López es una estrella del piano. Empezó a tocar a los cuatro años y terminó la carrera en el Conservatorio Municipal de Música de Madrid con diecisiete primaveras. Conciertos, recitales, premios, escenarios nacionales e internacionales. Pero una distonía focal inoportuna se convirtió en zancadilla en plena ascensión hasta la cumbre. Dolor. Una operación desesperada de alto riesgo. Un ictus. Una depresión profunda. La mano derecha fuera de juego y la música palpitando en su desesperación. Hasta que descubrió que una mano izquierda trabajada puede hacer magia e interpretar a Chopin con una soltura grandiosa. Parece fácil, pero es talento y tesón. A pesar de las teclas desafinadas del destino, ha vuelto a los escenarios y a la vida con el licor de sus 43. Nunca es tarde si la melodía apasiona. Señoras y señores, con todos ustedes, el pianista de la mano izquierda y el coraje recto. Un aplauso.

Lee la historia de Manuel en Confidencial Digital

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s